MÁS INFORMACIÓN

ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA

Cuando los riñones comienzan a fallar y la filtración de la sangre por medio de estos órganos cae por debajo del 25 al 35%, además del aumento de creatinina y urea, se produce la Enfermedad Renal Crónica o también conocida como Insuficiencia Renal.

 

Posiblemente no aparezcan los síntomas sino hasta que el padecimiento haya empeorado a lo largo de los meses o los años y la función renal se haya deteriorado gravemente. Sin embargo, en etapas iniciales algunos síntomas pueden ser la falta de apetito, dolores de cabeza, sensación de malestar general y fatiga, picazón y resequedad en la piel, náuseas, pérdida de peso.

 

Ya en etapas más avanzadas de la enfermedad se nota la piel anormalmente oscura o clara, dolor de huesos, somnolencia o problemas de concentración, entumecimiento o hinchazón en las manos y los pies, calambres, mal aliente, sed excesiva, susceptibilidad a hematomas o sangrado al evacuar, dificultad para respirar, vómitos, retraso o detención de los periodos menstruales, entre otros.

 

En etapa terminal de la Enfermedad Renal Crónica los riñones han perdido completamente la capacidad de eliminar desechos y exceso de líquido en el cuerpo, por lo que se necesitaría diálisis o trasplante de riñón.

 

Las personas que padecen diabetes e hipertensión arterial son las más propensas a desarrollar esta enfermedad.

El Dr. Lozano Balderas es experto en la creación de accesos vasculares para la realización de hemodiálisis  y ejerce su práctica privada en el Hospital Zambrano Hellion, en Monterrey, Nuevo León.